lunes, 27 de diciembre de 2010

JUSTO

JUSTO EN EL INSTANTE EN QUE LA LUNA DECIDIÓ FUGARSE CON UN NOVIO ATEO Y EXCOMULGADO POR HABER AMADO A LA VIUDA DE UN CURA EXCOMULGADO A SU VEZ, EN ESE MISMO INSTANTE, JUSTO EN ESE SEGUNDO, JUSTO EN AQUEL MOMENTO, TODAS LAS ESTRELLAS DEL FIRMAMENTO SONRIERON.


(Modisto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario